miércoles, 16 de febrero de 2011

Vivencias

¡Que hermoso es sentir
esos brazos protectores
consiguiendo sin palabras
que de felicidad llores!
Barcos a la deriva
anclados en distintos puertos
unidos por cadenas
de amor y deseo.
Un dia cambiamos el rumbo
pensando que era mejor
pero solo con mirarnos
delatamos nuestro amor.
Que jamás podrá morir
por muy lejos que lleguemos
cada uno por su lado
siempre nos amaremos.
Ese amor que nació
sin fecha de caducidad
el destino nos unió
no nos quiere separar.
Nuestros cuerpos se alejaron
el alma se acercó mas
hoy no entiendo el porqué
de ese interminable amar.
No me engaño, soy realista
contigo, nunca jamás
aunque esto no quite
que cuentes con mi amistad.
Con mi ayuda y mi mano
cuando estes necesitado
aunque sé que eres consciente
fuiste mi ser mas amado.
El tiempo ha apaciguado
el rencor y la venganza
eso no va conmigo
lo sabes, y es mi esperanza.
El que no confundas nunca
lo que en su dia me dañó
me tienes, tienes mi ayuda
lo que pasó, ya murió.

3 comentarios:

Thony Caro dijo...

SOBERBIO DIORELLA: CUANTA FRUSTACION HAY CUANDO, LAS AMARRAS SE SUELTAN Y EL ANCHO OCÉANO NOS TRASLADA AL PUERTO DEL OLVIDO.-
PRECIOSO, COMO TU.-
BESOS.-

Diorella dijo...

Gracias mi querido amigo.
Me ves con muy buenos ojos.
Mil besos.

Sonia Gluten Free dijo...

Un beso enorme para Thony y otro para ti con todo cariño.

Sonia