martes, 20 de abril de 2010

Y ¿Ahora qué...?

Todos somos marionetas
en las manos del destino
pero ningún ser humano
será quien mueva mis hilos.
Al menos nadie a quien yo
no haya elegido antes
contando con mi amistad
siendo juntos caminantes.
Por el cielo o infierno
que nos toque caminar
caminando siempre juntos
siguiendo el mismo compás.
Superior a mi no existe
inferior, nadie, jamás
todos somos humanos
iguales a los demas.
¿Quien desprecia una manta
en un momento de frio?
¿Quien rehuye una mano
cuando se siente perdido?
Tengas mucho, tengas poco
al final todos pedimos
en un momento dificil
tener cerca algun amigo.
Esto seguro que nadie
puede comprar con dinero
quien te aprecie y acompañe
en lo malo y en lo bueno.
En cuestión de sentimientos
todos queremos lo mismo
que nos cojan de la mano
si estamos en un abismo.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Diorella, tienes tantas manos extendidas, como sentimientos has despertado con tus escritos.
Animo guapa, ni te imaginas cuantos estamos y estaremoos a tu lado.

Sigue tan valiente como hasta ahora, ¿recuerdas al ave fenix?, tu lo nombraste, no lo olvides nunca.

muchos besos de muchos que te apreciamos.

Diorella dijo...

Anonimo:
Gracias, muchisimas gracias por tus palabras, a veces te levantan más de lo que imaginamos, de nuevo gracias por esos ánimos tan oportunos y bienvenidos.

Un beso para cada uno de vosotros.

Dulci dijo...

Que bonito expresas los sentimientos..yo no se juntar dos palabras con sentido, lo mio no son las letras..pero si me gusta leerlas..
Un beso

Diorella dijo...

Dulci, tu no necesitas escribir, con las composiciones tan hermosas que haces en tu blog lo dices todo, eres una gran artista trabajando imagenes, sinceramente te admiro.

Un beso.

Edb dijo...

Nadie en esta vida es lo suficientemente pobre para no regalar un abrazo ni lo suficientemente rico para permitirse el lujo de rechazarlo.

Desde aqui te mando millones que te hagan de colchon si por un descuido con una piedrecita tropiezas y te sujeten para que nunca te caigas!!!

Guapa

Diorella dijo...

No sabes con cuanto gusto recibo esos millones de abrazos, para mi son mas que un colchón, son un paracaidas imponente y seguro.

Muchisimas gracias y miles de besos mi dulce Edb.