miércoles, 7 de abril de 2010

Ayer y Hoy

2 comentarios:

Edb dijo...

Diorella

Que triste y a la vez cuanto optimismo en la estrofa final. De nada sirven los rencores, solo un corazon que perdona es un corazon que siente, un corazon que vive y un corazon que ilumina y eso es lo que mas vale en este mundo.

Millones de besos y perdona mi ausencia

Diorella dijo...

Gracias mi niña, por pasarte por aquí, me imagino ue estarás muy liada, no te preocupes lo comprendo.

A veces pienso que lo mejor es en los momentos bajos, ponerle un poco de optimismo a la vida y a uno mismo.

Un beso fuerte.