miércoles, 3 de marzo de 2010

Felicidad Sumergida

Se fué buscando un camino
de donde no regresar
para jugar con sirenas
y caballitos de mar.
Se convirtió en una perla
por casa eligió una ostra
por amiga una estrella
la volvieron acogedora.
Cada burbuja era vida
cada pez una sonrisa
cada delfin un medio
de transporte con la brisa.
Que de vez en cuando sopla
en la superficie del mar
donde a veces salíamos
para poder respirar.
¡Que bien se vive aqui abajo!
lejos de grandes olas
con corales que dan vida
y sonido de caracolas.
Pensó: permaneceré aquí
hasta que sea sirena
nadaré por grandes mares
sin llegar nunca a la arena.
Para no quedar varada
en la orilla de ese mar
que siendo tan hermoso
solo me trajo pesar.

4 comentarios:

Edb dijo...

Diorella,

Me gusta esa felicidad sumergida de la que hablas, la siento como una felicidad que protege y reconforta.

¡Que bien se vive aqui abajo!....pero siempre renacuajo.....hacerse sirena a veces da mucho miedo....aunque sean seres magicos

Besos enormes.

Diorella dijo...

Mi querida renacuajo jijiji.
¿has pensado que somos antes de que nuestro cuerpo se complete dentro de la matriz?, creo que si, los espermatozoides son lo más parecidos a renacuajos o cucharillas como los llamaba yo cuando era niña y me gustaba verlos en las charcas.
A mi tambien me reconfortó al escribirlo e imaginarlo.

Besitos mi niña.

Dulci dijo...

Que cosas más bonitas escribes..me ha gustado mucho esta Felicidad sumergida...

Diorella dijo...

Muchisimas gracias Dulcy.
Me alegra que te guste lo escrito.
¿Te suena de algo el dibujo?. Al rey lo que es del rey, y a DULCY el dibujo de la sirena en la ostra, el cual es maravilloso como todos los de su blog.

Muchiiisimos besos por tu visita.