martes, 24 de noviembre de 2009

Infancia

Recuerdo cariñosamente
aquella rama de castaño
y esa hoja amarillenta
que usaba como apaño.
Asi tenia una muñeca
y asi la iba vistiendo
subida en aquel árbol
mis sueños iban saliendo
Siempre buscaba refugios
donde sentirme a solas
disfrutando de aire puro
y de rojas amapolas.
¡Que bonita fué la infancia
que poco llegó a durar!
La dureza de la vida
te obliga a madurar.
Tomas obligaciones,
a tu edad no pertenecen
nadie te las impone
pero, sabes que las tienes.
Cambié una pequeña rama
con hoja para vestirla
por una preciosa hermana
y ganas de recibirla.
Asi me llegó la hora
de cuidar, velar por ella
jamás me arrepentiré
la tarea fué muy bella.
Pero ha pasado el tiempo
con gusto volveria
a esconderme en aquel árbol
y ahora esa casa vacia.
Corretear por los campos
con una total libertad
oliendo a hierba fresca
a leche recien ordeñá.
No habia códigos de barras
ni fechas de caducidad
solo cariño y familia
y ganas de ella disfrutar.

2 comentarios:

Edb dijo...

Que bonita y tierna la infancia, cuantas veces habre soñado e imaginado en que volvia a aquella epoca de bocadillos de nocilla y maratones de dibujos en la tele, de jugar a las casitas y colgarse de los arboles boca abajo y jugar a los perezosos.....Pero todos crecemos y volvemos a disfrutar de aquellas epocas ante la llegada de algun hermano/a e incluso de los propios hijos.


Que nunca perdamo esos gratos recuerdos.

Un millon de besos y abrazos mas

Diorella dijo...

¡cuanta razón tienes mi dulce Edb!, yo he tenido de todo.

Ahora me toca descansar un poco de tanto ajetreo y disfrutar de mis presentes y quedarme con los recuerdos felices, creo que algunos me he ganado.

¡Que relajante es, de cuando en cuando volver a la infancia y perderte por ese maravilloso mundo, que todos llevamos guardado en el subconsciente del alma!.

miles de besos y estrellas para ti.