sábado, 5 de septiembre de 2009

¿Quien?

¿Quien te ha hecho tanto daño,
cuanto has llegado a sufrir?
cuando hasta miedo te dá
confiar un poco en mi.
La precaución es una virtud
la desconfianza un defecto,
si se utiliza con personas
que nos demuestran su afecto.
Las heridas del pasado
mejor, dejar cicatrizar
si no, vas a conseguir
que no dejen de sangrar.
Sabes que te hablo a ti,
pudiera ser a cualquiera
por desgracia somos muchos
dañados en guerras internas.
Pero aquí las medallas
solo son la superación
y el coraje de luchar
por salir de ese callejón.
Siempre queda un faro guia
que nos indica el camino
por donde pisar seguros
encontrando a un amigo.
Sé que resulta dificil
yo misma lo he comprobado
pero nos traiciona la razón
si el corazón toma el mando.
No debes tenerle miedo
a dar de nuevo ese paso
que tantas veces has negado
como tantas has deseado.


7 comentarios:

Edb dijo...

Que razon tienes Diorella con dejar cicatrizar las heridas....ante una herida mal curada no hay mucho que hacer por que siempre dolera y con el tiempo mas y mas.
Resulta en ocasiones tan dificil separar la razon del corazon que nos jugamos malas pasadas.

Me gustan mucho tus letras Diorella me veo tan reflejada en ellas en unas ocasiones y puedo sacar tantas lecciones positivas de ellas en otras muchas que me llenan tanto que creo que puedo comerme el mundo.

Muchas gracias por escribir de esta manera. Un fuerte Beso

Diorella dijo...

Mi dulce Edb:
a veces la edad y la experiencia sirven de mucho, aunque en mi caso siga metiendo la pata como una cria. Pienso que el tiempo es diferente, pero en el amor siempre es lo mismo, me alegra mucho que te sirvan mis letras para sentirte fuerte ante el mundo, siempre es importante la seguridad en uno mismo.

Me hace mucha ilusión tus mensajes, es como si te conociera casi personalmente, un besooooooo muy fuerte.

Edb dijo...

Sabes una cosa Diorella???

A pesar de estar en una fase de querer imponer la razon al corazon (por diversos motivos recientes)como tu bien dices en el corazon siempre siempre es lo mismo, da igual la edad, da igual lo que hayamos vivido y las experiencias que hemos adquirido y de cuantas se haya salido "escaldada"....que cuando el corazon dice de latir es como un niño caprichoso y nos sorprendemos cuando nos vemos a nosotros mismo pensando:"si esto no lo hacia yo ni a los 15 años"....pero supongo que es ahi donde reside la magia de los sentimientos y donde a pesar de todo....¿¿¿no le vas a dar ese caprichito a ese niñito que te late por dentro???

Un besoteeeee!!!

Diorella dijo...

Mira criño mio: después de lo que muchos hemos pasado, yo le doy a mi corazoncito ese capricho y hasta el de montarse en la montaña rusa, si se le antoja,¡QUE SE LO HA GANADO A PULSO!, ¿no te parece?.

Un besazo muy fuerte.

Edb dijo...

Pues si....que leches!!!!que para eso es de una!!!!

:)

leo dijo...

esas guerras internas nos dejan tan vacias que a veces cuesta volver a levantarse pero es como has dicho hay qeu dejar el miedo de lado y volver a confiar en nosotras mismas que es lo que al final más vale¡

precioso tu escrito me ha gustado leerlo porque justo ahora he vuelto a tomar las riendas de mi vida después de poder cicatrizar con cada una de las heridas, precioso.
un besoo enorme

Diorella dijo...

No sabes cuanto me alegro, de que tus heridas hayan cicatrizado. ¡TE CONCEDO LA MEDALLA DE ORO!, por dos razones:
1ª por hacerlas cicatrizar tan pronto.
2ª por tomar las riendas tu solita, tu vida es solo tuya y tienes derecho a llevar tus rienda, por supuesto sin dañar a nadie a proposito en el camino.

Un fuerte abrazo y ¡adelante!.