lunes, 10 de agosto de 2009

Una Ola

Solo te bastó una ola
para poder olvidar
el recuerdo tan hermoso
que no quisistes guardar.
Sabia que eras pequeño
para un cariño tan grande
te bastaron dos palabras
sin comprobarlas, olvidarme.
Ahora que ha pasado
te has dignado olvidarme
déjame decirte algo
te habia olvidado antes.
Sueño fué, en eso quedó
como se queda el recuerdo
de algo que nunca existió.
Se extinguieron como el fuego
ánimos e ilusiones
los sueños, sueños son
no existen los perdones.
Mañana será otro dia
el sol de nuevo saldrá
siempre por el mismo sitio
iluminando el extenso mar.
Donde un dia te inventé
hoy te devuelvo a tu sitio
sigue viviendo en él
yo regreso al principio.
Juguete de un destino
caprichoso y mimado
esto lo empecé yo
y lo doy por terminado.
No soy roca en el mar
para soportar envites
de oleajes tan fuertes
te agradezco que me olvides.

No hay comentarios: