domingo, 23 de agosto de 2009

Once Varas

Se que me estoy metiendo
en camisas de once varas
pero mentiria si negara
hacerlo de buena gana.
Como diria el viejo tango
vivimos en un cambalache
todos estamos revueltos
sin distinción de clases.
Igual se llama ladrón
al que roba para comer
nos reclinamos ante el señor
que lo hace para su placer.
Cuanto más enorme sea
ese botin sustraido
más grande será su fama
y mucho menos perseguido.
Siempre tendrá un pasaje
sin contratiempos ni clases
con tarjeta de embarque
por supuesto, en primera clase.
Cualquier dia aparecerá
en algún glamuroso paisaje
disfrutando del sudor
y del salario del peonaje.
Por algo somos peones
servimos para defender
teniendo a buen recaudo
lo que Vd. va a sustraer.
Pasamos inadvertidos
entre tanto sinvergüenza
disfrazados de caballeros
con la billetera repleta.
De ganancias estafadas
que se quedan sin castigo
presumen de su mansión
a costa de tu cobertizo.

5 comentarios:

Edb dijo...

Diorella.

Con tu permiso pase por aqui y lei tus entradas. Solo decirte que son preciosas tus letras y transmites mucho, con una perfecta armonia.

Mandarte un fuerte abrazo y decirte que volvere para sumergirme en tus poemas.

diorella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
diorella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Diorella dijo...

Edb, gracias por pasarte por mi rincón, y sobre todo por tus esperanzadoras palabras.
Te sigo con interés desde hace tiempo.

Un besooooo.

diorella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.