miércoles, 10 de junio de 2009

Me regalastes las rosas.

Me regalastes las rosas
dejándole las espinas
las mismas que me clavastes
al emprender la partida.
Sin decir ni un adios
como muñeca de trapo
después de darte mi amor
no merecia ese mal trato.
Rosas regalarás muchas
pero puede que alguna vez
las espinas que ahora clavas
se te vuelvan del reves.
Y seas tu el receptor
de tan honorable trato
te quedarás en la calle
como muñeco de trapo.
El cual a nadie interese
ni siquiera para jugar
como diana de dardos
donde se puedan clavar.
El saco de los desprecios
lo llevas un poco lleno
cada dia te pesa más
casi no puedes con ello.
Te pararás a pensar
¿que mal he hecho en la vida?
entonces te acordarás
de las rosas de tu vida.
Te doleran las espinas
como grandes alfileres
igual dolieron tus tratos
a esas dulces mujeres.
Que confiaron en tí,
en tu forma de actuar
tenias bien practicado
el arte de conquistar.
Pero hoy sin darte cuenta
se te ha acabado el Don Juan
te has quedado sin Ines
y solo en tu zagüan.

No hay comentarios: