miércoles, 6 de mayo de 2009

Lluvia

Miro pasar lentamente
el tiempo tras mi ventana
me pregunto en silencio
como será mi mañana.
Quizás como esas gotas
que resbalan muy despacio
al caer sobre el cristal
sin usar apenas espacio.
Sin darme cuenta, de golpe
la lluvia se une a mi llanto
no se distingue mi imagen
debajo de ese fino manto.
Entre lágrimas y lluvia
tan fina que no se vé
pero que te vá calando
de la cabeza a los pies.
Suelto mi imaginación, sola
me envuelvo en agua
siento esa tranquilidad
que te calma y te relaja.
Nos sentimos una sola
llanto, mujer, y agua
las tres vamos cayendo
por un cristal que resbala.
Como resbala el sentimiento
desde el alma al cerebro
como resbalan las penas
poco a poco en el tiempo.
Yá no te importa el salir
en alma desnuda a la calle
tenderte en el asfalto
que la limpia lluvia te bañe.
Te arranque de una vez
resentimientos guardados
que no sirven para nada
solo para hacernos daño.

No hay comentarios: