miércoles, 8 de abril de 2009

Sones

Jugando con la espuma
que trae hacia mí las olas
me recreo en el recuerdo
de sonido en caracolas.
Dulce infancia en la playa
con olorcito de espetos
en mi Málaga querida
amiga de mis secretos.
Cuantos paseos por el parque
de esa grandiosa alameda
admirando al final, la figura
del cenachero, orgullosa y altanera.
En esa fuente de colores
que los sentidos altera
y subir a gibralfaro
para ver la Malagueta.
Sones de Semana Santa
te comienzo a sufrir
con tanta fuerza te amo
y añoro lejos de tí.
Corretear calle Larios,
la tribuna de los pobres
que de todas las paradas
aquí eran las mejores.
Por callejuelas estrechas
acortando los caminos
para verte Zamarrilla
y estar a tiempo contigo.
Manzanas con caramelo
y esa blanca biznaga
se te clavaba el aroma
como se clava tu cara.
Cautivo, Cristo de Mena
mi Esperanza del perchel
cuanto daria ahora
por volver de nuevo a ver.
Seguir siempre de cerca
a Jesus el rico glorioso
con espinas en su frente
perdonando misericordioso.
Como si fuera una niña
volverme loca otra vez
en busca trono estudiantes
por tener en su cristo fé.
¡Ay! cuanto cambia la vida
ya no te tengo por techo
sangrando voy Virgencita
igual que sangró el clavel
que hundió Zamarrilla en tu pecho.

No hay comentarios: