martes, 7 de abril de 2009

Atado a mi

Te llevo atado a mi vida
como se lleva un tornado
lo que encuentra a su paso
sin saber donde soltarlo.
Quizás porque no quiera
desprenderme aún de ti
hay maneras de actuar
que nadie puede predecir.
Aunque te encuentres ausente
para siempre de mi vida
voy pegada a tu recuerdo
como la carne a la herida.
Que vá sangrando despacio
sin querer jamás cerrarse
por no dejar que se muera
y tener a que aferrarme.
Ese dolor que traspasa
de parte a parte mi cuerpo
es lo que me dá fuerza
y vivo de tu recuerdo.
Me ayuda a caminar
y afrontar con más firmeza
este largo sin vivir
que me depara tu ausencia.
Piso firme al recordar
el daño que llevo dentro
la dignidad y el orgullo
me impiden darte por muerto.
Quiero tenerte presente
siempre en mis pensamientos
para no olvidar jamás
la traición de tus sentimientos.
Y aprender a caminar
sin pedir explicaciones
que nadie me puede dar
todo pasó sin razones.



No hay comentarios: