jueves, 19 de febrero de 2009

¡Ojala pudiera darte!

Cuando veo tus ojos tristes
repleto de amargo llanto
me pregunto si no existe
remedio, para el desencanto.
Amores de juventud
que tanta y tanta huella
dejan en cada persona
a solas te atormentan.
¡Habla conmigo, no calles!
quizas no tenga remedio
pero sí puedo escuchar
y aplacar tu desconsuelo.
Que callando solo ganas
seguir sufriendo a solas
lo que el tiempo se llevará
como el mar lleva las olas.
Verás pasado el tiempo
que no merecía la pena
llanto que se lleva el tiempo
como las olas la arena.
No desconfies mi vida
una madre es compañera
que escucha tus pesares
y si puede los remedia.
¡Ojala pudiera darte
la luna que me pidieras!
que soy fuego cuando sufres
aunque hielo tú me creas.
Intento hacerme la fuerte
porque quiero ser refugio
para ese tu sufrimiento
y que te sientas a gusto.
Pero sufro a tu lado
con mucha más impotencia
por no poder hacer nada
para calmar, de amor la dolencia.
En esos momentos dificiles
de poco sirven los consejos
tan solo puedo ayudarte
dándote amor y consuelo.
Aunque te parezca duro
te aseguro más duro es
ver como caen tus lágrimas
sin poderlas contener.



No hay comentarios: