jueves, 19 de febrero de 2009

No me aconsejes

No me aconsejes que olvide
si sabes lo que es sufrir
porque eso me dá fuerzas
para volver a vivir.
Si olvidas donde has caido
yo te aseguro mi amiga
que aunque no lo pretendas
sufrirás otra caida.
El llanto es pasajero
en un tren de mercancias
cada paquete está lleno
de experiencias vividas.
Todas son del mismo valor
ninguna lleva etiqueta
igual las que son alegres
que las que contienen penas.
Nosotros somos el tren
el alma la mercancia
hay que saber separarlas
pero con justa medida.
Ponlas en una balanza
y etiquetalas después
sácale a todas lo bueno
es asombroso aprender.
Tiempo a todos nos queda
para aprender a caminar
que eso no solo significa
poner un pie delante y otro detrás.
Nos caeremos muchas veces
tantas como nos levantaremos
así aprenderemos a andar
y con seguridad pisaremos.
Si volvemos a caer
que no sea por nuestra culpa
que sea por las zancadillas
que nos ponen en la ruta.
Pero levantémonos con fuerza
incluso con mucha más
para levantar la cabeza
solo hace falta dignidad.




No hay comentarios: