jueves, 19 de febrero de 2009

Navegar por tu cuerpo

Abrazada a tu cintura
por tu cuerpo navegué
me metí en aguas profundas
y quedé perdida en él.

Tus brazos me sirvieron
para poder abrazarme
y no ir a la deriva
con ancla para sujetarme.

Recorri todo el océano
de ese cuerpo interminable
admirando islas desiertas
y parando a contemplarle.

Jamás ví mar tan profundo
como esos ojos azules
parecian dos turquesas
llenos de brillos y luces.

Hiciste de faro guia
hasta que costa divisé
me sacaste a la arena
donde sobrevivir podré.

Pero, no olvidaré jamás
ese dulce navegar
entre olas de amor
que me hicieron soñar.

Hoy mi pensamiento vuelve
a recordar tu velero
donde por mares anduve
con un navegar perfecto.

Me paro a recordar
dudo si fué un sueño
porque no encuentro
explicación al recuerdo.

Pero te sigo sintiendo
como me sientes a mi
feliz fuiste conmigo
como lo fuí junto a tí.



No hay comentarios: